Exposición en Primavera

TRISQUEL

La pasada primavera  me propusieron una exposición que formaba parte de las propuestas dentro de un festival que se organizaba en Wakana, un sitio muy especial cerca de Benalup/Casas-Viejas que está en el Parque Natural de los Alcornocales  el Wakana Lake Reunion.

El festival era bastante cercano a mi cumpleaños y yo pasaba por una etapa de creatividad efufórica, así que participé con varios de mis #arbolespintados y pinté tres nuevas raíces y un árbol grande para la ocasión. También llevé alguna muestra de #pinturadigital y allí había cuatro de mis #renatos que fueron cedidos durante más de un año para decorar la yurta de recepción.

Las raíces son bastante difíciles de encontrar normalmente, pero donde más fácilmente se localizan es cerca del agua porque ablanda la tierra y facilita que los árboles de alrededor caigan y queden al descubierto.

  

El peligro es que el agua favorece la putrefacción de la madera y la aparición de diferentes tipos de carcoma, pero tengo la suerte de vivir en la provincia de Cádiz donde la población de acebuches es increíblemente abundante. 

El acebuche es uno de los árboles más duros que conozco, su madera es tan prieta que es prácticamente resistente a cualquier tipo de carcoma hasta tal punto es así que, si se tala en el momento adecuado y se deja secar el tiempo necesario en un lugar a la sombra y, además, está bien ventilada, la madera de acebuche puede durar hasta veinte años sin necesidad de echarle ningún tipo de líquido protector. La carcoma no penetra más allá de su corteza, por eso los antiguos arados se hacían de madera de acebuche y hoy en día en toda la comarca de la Janda y en toda la provincia es típico ver los cercados de hechos también de esta madera tan resistente.

Pero su dureza a la hora de conservarse es proporcional a la dificultad de trabajarla. Aunque no le afecte prácticamente la carcoma el agua siempre causa estragos en la madera y es muy típico encontrarse con superficies acorchadas que es necesario intervenir con múltiples herramientas.

Me he prometido a mí misma que voy a hacer un vídeo de la próxima raíz que pinte para que podáis ver el antes y el después y lo asombroso que es que de un trozo de madera preciosa pero muy estropeada, se pueda sacar una suerte de alebrije gigante como el que podéis ver en las imágenes de abajo.

Xamán es una raíz de acebuche después de un trabajo de limpieza exhaustiva con motosierra, sierra de calar y lija durante horas que ayudan a dejar la superficie lo suficientemente lisa como para pintar encima después de protegerla con gasoil o con algún producto a tal efecto. Al final se resina para que queden prácticamente encapsulada (pues la resina es equivalente más de diez capas de barniz) y preservarla mejor. La raíz que veis en las imágenes de abajo se llama El Corazón de la Jungla y está realizada con la misma técnica.

Y os muestro el resto de fotos de Trisquel que es la más grande y versátil de todas y cuya imagen he elegido como cabecera. Otro día os mostraré el árbol grande que pinté también en aquellos días. Feliz fin de semana y que los árboles os protejan.