Hoy no voy a poder escribir mucho en el blog porque tenido una semana con mucho lío. Me han encargado dos cobijadas para unos mexicanos que recibieron una de regalo hace tiempo y ahora que han venido de visita a Vejer han querido llevarse otras dos. Las he tenido que hacer con bastante prisa.

También estoy preparando un mercadillo para el  31 de octubre y el 1 de noviembre en Barbate que se llama mercadillo de Tosantos. Como estamos del cerca de las Navidades he pensado que puede ser interesante tener las estrellas que pintaba hace tiempo, los llamados Sings,  para decorar árboles de navidad o las puertas de las casas o de alguna habitación las más grandes. He decidido hacerlos en vinilo para que sean más asequibles y también usar esos vinilos para hacer cuadernos y agendas para los que ya tengan en la cabeza los regalos de Navidad. Sería muy feliz si vinierais a verme al mercadillo en Barbate esos días. Creo que os va a encantar el puesto.

También he estado buscando una nueva manera de hacer los Renat@s. Están impresos directamente sobre el metacrilato y ya no llevan vinilo. A mí me encanta como quedan con ese soporte transparente. Además se puede poner un punto de luz debajo y quedan muy chulos. Espero que a vosotros también os guste, os dejo una muestra para que lo veáis. Feliz fin de semana a todos

 

Pintaba desde pequeña me quedaba ya a las horas de madrugada leyendo y pintando y recuerdo a mi madre cuando se levantaba a veces y me decía: “pero Blanca qué haces, estás loca, mañana tienes colegio, son las 4:00 de la mañana, te tienes que levantar a las ocho”.

 

Más adelante empecé a pintar los botes de Nesquik y muchas botellas y estaba un poco obsesionada con el reciclaje y el cristal porque en aquel momento prácticamente no se reciclaba cristal y a mí me parecía una aberración tirar todo ese cristal que se usaba y volver a usar más y más cristal.

Recuerdo que en el año 2000 aproximadamente empecé a compaginar el trabajo por aquel entonces en una inmobiliaria que hacía una suerte de reformas y decoración en las casas antes de comprarlas, con mi faceta de pintar sobre muy distintos soportes.

En ese momento empecé a recuperar puertas viejas gracias a un amigo profesor de la facultad de bellas artes, un día cuando vio lo que pintaba me dijo: “tienes que pintar en grande”, pero yo tenía mucho miedo a pintar en grande y las puertas eran más grandes pero los plafones limitaban mi pintura y eso me lo hacía más fácil.

Aunque luego terminé pintando murales de más de dos metros de largo y paredes enteras. Uno de mis murales salió en la revista Micasa

Fue en el 2010 cuando acontecimientos un tanto peculiares me llevaron a tomar la decisión final. Tuve mi tercer accidente de coche y a mi padre le dio un ictus y eso me hizo plantearme si realmente estaba teniendo o haciendo la vida que quería, así, decidí lanzarme a lo que realmente me llenaba y más me gustaba hacer que era pintar.

Apareció en mi vida La casa del Arco, una plataforma necesaria y preciosa. Fue una etapa maravillosa en la que el conocimiento de artistas que pasaron por las diferentes exposiciones me mostraron una cara increíble del arte.

Una de las personas con las que me crucé en el la casa del Arco fue Mariano Resquín que me hizo varios vídeos de todas mis cosas y todavía me sacan una sonrisa y me emociona cuando los veo y me hacen echar la vista atrás con mucho cariño.

Dejando mi imaginación volar aparecieron los los Renatos, las mantelerías y juegos de sábanas, también las baldosas hidráulicas, las tazas, los Sings…

Hace dos años descubrí la resina, un material increíble para en capsular el color que es una cosa que siempre me ha fascinado. De alguna manera la resina te permite hacer eterno el color y mantenerlo como si fuera una pieza de ámbar para siempre.

Aún así sigo creo bastante fiel a mi estilo y a esa forma peculiar de entender el color y todavía mis dibujos de puntitos que tanta gente ha comparado con los aborígenes australianos o con la pintura mexicana o con diversas pinturas primitivas de varios puntos del planeta.

Esa forma de pintura la mantengo bastante en los árboles y las raíces aunque también utilizo sprays de grafiteros y algunas otras técnicas pero sigue siendo bastante constante con esa pintura inicial de esas piezas pequeñitas que solía hacer antes. La idea de pintar árboles me la dio mi amigo Maurizzio porque tenía unos troncos de antiguos poste de madera de la luz y me dijo que le gustaría tener uno pintado por mí en su jardín.

Abierta a cualquier oportunidad de creación, mi último encargo realizado con pintura y vinilo es la realización de unas agendas y libros de notas que se entregarán como regalo en la I Jornada de Otoño en Cadiz…

Luis Quintero

Un año sin ti

Retrato de Luis Quintero por Manuel Cano López

Conocía Luis no hace muchos años pero la amistad con él fue una especie de flechazo inmediato así como de Mercedes (también artista pero más dedicada a él que a sí misma) su compañera del alma y de trabajo durante la mayor parte de su vida y de su trayectoria artística

Luis tenía una profundidad de pensamiento, una ironía y cierto existencialismo surrealista en su obra prácticamente irrepetibles. Y por otra parte un savoir-faire, una delicadeza y un cuidado de las piezas tremendamente preciosista. No es extraño que durante algún tiempo al final de sus días se dedicara hacer joyería, piezas increíbles con un diseño sencillo elegantísimo y cargadas de perfección y de belleza. Siempre le decía que ponerse un anillo suyo era como llevar una pequeña escultura en el dedo.

El Enigma. LUIS QUINTERO

Muchas veces hablábamos sobre arte aunque teníamos un concepto un poco diferente porque él pensaba en el arte más como expresión de la trascendencia y que no todo el mundo podía ser artista. Yo quizás en eso soy un poco menos elitista de lo que él era y de alguna manera defiendo que el arte está en todo aquello donde queramos verlo y que al final se trata de embellecer la vida y hacerla mejor y hacer más llevadera su parte más pesada

Él insistía en que la proliferación de “artistas” conllevaba la destrucción del arte y yo sostenía que era mejor que la gente se dedicara a algo creativo que le emociona que a cosas que le disgustan y le alienan y que era más fácil que de la multiplicidad surgiera el talento y de ahí la transcendencia, siempre teniendo en cuenta que la Historia es como el juicio final y que caprichosamente, algunas veces, decide quién pasa a formar parte de esa suerte de reino de los cielos.

Luis Quintero con Jorge cabezas en La Casa del Arco

Ese ejercicio que es el acto creativo, aunque no siempre sea certero, sí es una forma de arte aunque no coincida con nuestros criterios. Por eso la historia del arte juzga a veces a artistas que no nos agradan o con los que no coincidimos como genios. Tal vez esa sea la razón de que el mundo del arte nos resulte esa especie de entelequia abstracta difícil de dilucidar y de comprender. Una especie de monstruo de tres cabezas que por un lado devora a los artistas vivos, por otro desecha a muchos pequeños artistas que a veces están cargados de talento y quedan olvidados para siempre y, por otro, también se nutre de antiguos artistas elevándolos a la categoría de semidioses que consiguen vender cuadros por precios que podrían acabar con el hambre en el mundo.

Pandrilo. LUIS QUINTERO.

Esa derivación del arte tampoco le gustaba mi amigo Luis y en eso coincidíamos plenamente. Por eso se vuelve a abrir en mi cabeza la posibilidad de hacer un nuevo post hablando sobre la el arte para explicar por qué el arte mejora el mundo, por qué es necesario y por qué hace falta que el arte forme parte de nuestras vidas de una manera económicamente sostenible, pues el arte también ha dejado de ser económicamente sostenible como tantas cosas en este planeta.

Por eso creo que necesitamos muchos artistas como lo fue Luis, un artista necesario aunque quizás no lo suficientemente reconocido ni consagrado, artistas que creen y crean en un mundo y que consigan generar un tejido lo suficientemente tupido como para que no se desequilibre más este sutil baile con el lugar donde habitamos en el que estamos pisando todo el rato a nuestra pareja de baile.

En tu Nombre. LUIS QUINTERO

La Muerte por Delante. LUIS QUINTERO

El arte no se trata de usar y tirar. Tampoco de comprar y vender, a pesar de que los artistas necesiten dinero para sobrevivir. Aunque el consumismo exarcerbado, la especulación arbitraria y el deseo de acumulación de riquezas se haya cebado con el mundo del arte de una manera insana.

 

El talento creativo, la pulsión de pintar, de escribir, de hacer música, de modelar… no es destructiva ni consumista. Quizá tenga que ver con un deseo de, como decía Luis, transcendencia, de ir más allá de la esencia de las cosas para poder recrearlas aunque ya no estén y con algo mágico que, como imagino intentarían hacer los neardentales de las cuevas de Altamira, capte la esencia de la emoción que se asocia a una vivencia, sea cual sea.

 

Eso es lo que me gustaría hacer a mí con Luis, poder volver a tener algo de su esencia y su presencia. Tengo mi memoria pero la memoria con el tiempo falla. Y tengo su obra, eso no falla nunca, aunque él no esté. Esa es su transcendencia.

Exposición en Primavera

TRISQUEL

La pasada primavera  me propusieron una exposición que formaba parte de las propuestas dentro de un festival que se organizaba en Wakana, un sitio muy especial cerca de Benalup/Casas-Viejas que está en el Parque Natural de los Alcornocales  el Wakana Lake Reunion.

El festival era bastante cercano a mi cumpleaños y yo pasaba por una etapa de creatividad efufórica, así que participé con varios de mis #arbolespintados y pinté tres nuevas raíces y un árbol grande para la ocasión. También llevé alguna muestra de #pinturadigital y allí había cuatro de mis #renatos que fueron cedidos durante más de un año para decorar la yurta de recepción.

Las raíces son bastante difíciles de encontrar normalmente, pero donde más fácilmente se localizan es cerca del agua porque ablanda la tierra y facilita que los árboles de alrededor caigan y queden al descubierto.

  

El peligro es que el agua favorece la putrefacción de la madera y la aparición de diferentes tipos de carcoma, pero tengo la suerte de vivir en la provincia de Cádiz donde la población de acebuches es increíblemente abundante. 

El acebuche es uno de los árboles más duros que conozco, su madera es tan prieta que es prácticamente resistente a cualquier tipo de carcoma hasta tal punto es así que, si se tala en el momento adecuado y se deja secar el tiempo necesario en un lugar a la sombra y, además, está bien ventilada, la madera de acebuche puede durar hasta veinte años sin necesidad de echarle ningún tipo de líquido protector. La carcoma no penetra más allá de su corteza, por eso los antiguos arados se hacían de madera de acebuche y hoy en día en toda la comarca de la Janda y en toda la provincia es típico ver los cercados de hechos también de esta madera tan resistente.

Pero su dureza a la hora de conservarse es proporcional a la dificultad de trabajarla. Aunque no le afecte prácticamente la carcoma el agua siempre causa estragos en la madera y es muy típico encontrarse con superficies acorchadas que es necesario intervenir con múltiples herramientas.

Me he prometido a mí misma que voy a hacer un vídeo de la próxima raíz que pinte para que podáis ver el antes y el después y lo asombroso que es que de un trozo de madera preciosa pero muy estropeada, se pueda sacar una suerte de alebrije gigante como el que podéis ver en las imágenes de abajo.

Xamán es una raíz de acebuche después de un trabajo de limpieza exhaustiva con motosierra, sierra de calar y lija durante horas que ayudan a dejar la superficie lo suficientemente lisa como para pintar encima después de protegerla con gasoil o con algún producto a tal efecto. Al final se resina para que queden prácticamente encapsulada (pues la resina es equivalente más de diez capas de barniz) y preservarla mejor. La raíz que veis en las imágenes de abajo se llama El Corazón de la Jungla y está realizada con la misma técnica.

Y os muestro el resto de fotos de Trisquel que es la más grande y versátil de todas y cuya imagen he elegido como cabecera. Otro día os mostraré el árbol grande que pinté también en aquellos días. Feliz fin de semana y que los árboles os protejan.

Cobijada verano del 18

El día que la Cobijada se hizo mayor

Happyjada en La Muralla de La Segur. Vejer de la Frontera

Durante los años que viví en Vejer de la Frontera mi vínculo con la Cobijada (figura símbolo de este precioso pueblo) se hizo cada año más fuerte.

Además de pintar varias cobijadas cada verano, también me encargaron los trofeos del concurso de Sunset Beach Polo que se organizó en la Playa del Palmar. Pero he de reconocer que desde que me mudé más cerca de la playa, hace ya dos años, no había pintado ninguna más.

Mi sorpresa fue que este verano me llamaron de la concejalía de cultura junto a otros artistas para pintar una cobijada ¡tamaño natural!

A raíz de la realización en 1986 de leones pintados en Suiza que se transformó en la CowParade y ha tenido su más reciente derivación en las Meninas que han adornado las calles de Madrid esta pasada primavera, han sido muchas las ciudades que han llevado a cabo esta iniciativa. Pero es bastante sorprendente y una apuesta innovadora y arriesgada para una ciudad más pequeña o para un pueblo, como es este caso.

Así que, durante el mes de agosto 4 cobijadas intervenidas adornaron las calles del un pueblo que es uno de los elegidos para llenar las páginas de la guía oficial de Los Pueblos más Bonitos de España y que fue elegido hace unos años como el segundo pueblo más bonito de España por los usuarios de TripAdvisor y la revistaViajar.

Cuando me comentaron que no me pagarían nada por el trabajo, me dio por pensar que hay  que mejorar la consideración del Arte y de los artistas como valor necesario, así que me gustaría escribir un post más adelante sobre esto.

Decidí aceptar el encargo para regalarle algo a Vejer por el cariño que le tengo a esta localidad y a sus habitantes y por los buenos años vividos allí.

Y aquí está el resultado justo antes de que se la llevaran a ser expuesta en las muralla de la Segur y posteriormente al Teatro que es donde perece ser terminará su periplo.

Hola

Haciendo pruebas para los corazones de resina pintada (https://www.blancagortari.com/producto/corazon-contento/) con moldes pequeños me asombré mucho de las piezas que resultaron. Y decidí transformarlas en una suerte de bisutería artística.

Pendientes Filipino-Forest-Fuego con pincho Plata

Dicen que el ojo humano distingue hasta diez millones de colores diferentes.  Cuando los colores son capturados en estas piezas el resultado es como un surtido de caramelos para el placer de la mirada. Una forma de llevar puesta toda la magia y la energía del color como si fuera una golosina para cualquier ocasión.

Pulsera-Magma-Corazón-Plata

Por arte de birlibirloque y la intervención de alguna que otra hada este pequeño gran descubrimiento ha llegado a las páginas de una de las publicaciones de El País de hoy. Así que esta imagen es el motivo de mi post de inauguración de esta web en la que hemos invertido mucho tiempo y muchas prisas. Espero ir mejorándola poco a poco y espero que me acompañéis en este viaje creativo que pretende ser una forma y un medio de vivir.

Bienvenidos seáis.

Artículo El País